Es necesario señalar que, hasta el año 2012, las cifras eran una estimación que se obtenía a partir de la cifra de bajas definitivas totales que la DGT publica anualmente, pero realizando una corrección para eliminar las denominadas "bajas por exportación" que la DGT incluía endicha cifra. Las cifras estadísticas a partir de 2013 ya no son una estimación, sino que se corresponden exactamente con las cifras de vehículos tratados por los desguaces (Centros Autorizados de Tratamiento) y, por ello, aunque se va a representar junto con las cifras obtenidas anteriormente, se va a emplear un marcador distinto que deje claro que es una cifra que no puede compararse directamente con las anteriores.

2012 2013 2014 2015 2016 2017 2018 2019
TURISMOS
618.391 641.256 637.275 613.721 543.930 544.196 659.261 698.924
VEHÍCULOS IND. DE MENOS DE 3.500 KG
105.243 73.364 67.608 57.633 52.504 59.561 70.031 94.434
TODOTERRENOS
27.491 20.156 19.937 18.406 15.012 16.298 19.014 20.410
TOTAL
751.125 734.776 724.820 689.760 611.446 620.055 748.306 813.768

Por lo tanto, la evolución de los vehículos tratados, teniendo en consideración la corrección necesaria antes citada es la siguiente:

Evolución vehículos dados de baja

El número de vehículos afectados por el Real Decreto 20/2017, es decir, turismos, todoterrenos e industriales ligeros de menos de 3.500 Kg, que finalmente trataron los desguaces (CATs) y fragmentadores en el año 2019 fue de 813.768 unidades, que es una cifra muy superior a la del año 2018 cuando los desguaces (CATs) y fragmentadores españoles trataron 748.603 vehículos y representa un incremento del 8,75%. Sin duda, la cifra alcanzada es positiva ya que prácticamente hacía 10 años que no se superaban las 800.000 unidades, pero sigue sin ser suficiente si el objetivo es reducir la antigüedad media del parque español para mejorar la seguridad vial y la calidad del aire.

Como ya se viene comentando desde hace unos años, el motivo de este incremento es exclusivamente la imposibilidad de que los usuarios alarguen más la vida de sus vehículos y eso puede verse cuando se analiza la antigüedad media de los vehículos tratados por los desguaces (CATs) y fragmentadores españoles en los últimos años. Durante muchos años, la antigüedad media se situó en el entorno de los 15 años, pero en los últimos periodos ha venido aumentando a un ritmo de casi medio año por año hasta situarse en los 18,65 años, lo que es un claro indicador de lo señalado anteriormente.

Varios han sido los aspectos que nos han llevado a esta situación: en primer lugar, a partir de 2012, tras los efectos de la crisis y debido a la falta de planes de renovación del parque efectivos, los usuarios empezaron a no comprar coches y a mantener los que tenían, lo que fue creando una gran bolsa de vehículos de cierta antigüedad y, en segundo lugar, la incertidumbre generada en los últimos años en relación con la decisión de compra de vehículos, en función de la tecnología empleada por el vehículo a adquirir, ha motivado que los usuarios retrasen su decisión de renovación de sus viejos vehículos y, por lo tanto, la edad media de los vehículos haya seguido aumentado.

Desde SIGRAUTO seguimos considerando que es absolutamente necesario mantener los planes de renovación del parque español si realmente se quiere impulsar un rejuvenecimiento de los vehículos que circulan por las carreteras de nuestro país (actualmente la edad media del parque supera ya los 12 años), que ayuden a mejorar la calidad del aire, reducir los gases de efecto invernadero y mejorar la seguridad vial. Los planes de renovación del parque automovilístico tienen un efecto muy notable sobre el número de vehículos que se dan de baja definitiva en nuestro país y en los años en los que no ha existido un plan de renovación (Prever, Renove o 2000E) las bajas de turismos han disminuido en el entorno de las 200.000 unidades.

Es importante destacar que nuestro país cuenta con uno de los sistemas de tramitación de bajas que mejor funciona de toda la unión Europea, lo que nos sitúa en una situación bastante mejor que otros países de la Unión Europea donde casi el 50% de los vehículos que llegan al final de su vida útil no son entregados y tratados correctamente en un desguace autorizado (CAT) sino que terminan en “paradero desconocido” mientras que en nuestro país más del 95% de los vehículos llegan a los desguaces (CATs). El principal problema para que en nuestro país no se pueda hablar del 100% es el hecho de que las bajas temporales no tengan una limitación temporal, pero se espera que muy pronto este asunto se resuelva y podamos acercarnos a la situación ideal de que todos los vehículos que lleguen al final de su vida útil sean entregados y tratados adecuadamente en los desguaces autorizados para ello.

Nuestro sistema de tramitación de bajas no sólo está perfectamente ligado a la necesaria entrega del vehículo y su documentación en un desguace, sino que, además, se trata de un sistema completamente telemático que implica que el propietario recibe en el mismo instante de la entrega del vehículo el justificante oficial emitido por la Dirección General de Tráfico (DGT) de la baja definitiva del mismo del Registro General de Vehículos de la DGT. A día de hoy, la documentación para tramitar la baja de un coche en un desguace (Centro Autorizado de Tratamiento) es la siguiente:

Si quiere conocer más en detalle el procedimiento y los requisitos para tramitar la baja de un vehículo puede acceder a esta información a través del botón ¿Qué hago para dar de baja mi vehículo?.